LA INDUSTRIA DE GUIJUELO A TRAVÉS DE LA HISTORIA (SEGUNDA PARTE)
  • Blog

  • LA INDUSTRIA DE GUIJUELO A TRAVÉS DE LA HISTORIA (SEGUNDA PARTE)

  • Segunda entrega de esta serie de artículos donde os acercamos la historia de la industria del ibérico en Guijuelo.

  • Wednesday, 08 February - 2017

(Viene de la primera parte)

Esta situación se prolongó hasta el último cuarto del siglo anterior, cuando en 1.880 se inició el sacrificio de los cerdos con planteamientos industriales, que se vio favorecido por la construcción de la Carretera Nacional y la línea férrea. A partir de entonces la tradicional matanza, que se venía realizando en el marco rural del territorio nacional, durante la última parte del mes de octubre y el mes de noviembre ("A cada cerdo le llega su San Martín" dice nuestro refranero) con fines de subsistencia, se convirtió en algo cotidiano y repetitivo desde el mes de octubre a mayo. De esta manera la estampa del sacrificio y el posterior chamuscado en la vía pública se puede apreciar durante los meses mencionados.

Todo ello, así como las condiciones climatológicas y geográficas (la proximidad del Sistema Central y en concreto de la Sierra de Béjar y la propia altura son condiciones muy favorables para la elaboración y curación de los productos del cerdo) les permitieron a Guijuelo ir desbancando el sector agrícola-ganadero a un segundo lugar y poner las bases del posterior desarrollo económico, que se aparte un poco de la decadencia rural que se aprecia en España.

Esta industria incipiente se convirtió en el punto de mira de numerosos agricultores de los pueblos de la comarca. Muchos decidieron trasladar su residencia a Guijuelo buscando una mejora económica. Dicha inmigración proporcionó a la Villa, lógicamente, un incremento de población y de mano de obra, factores éstos, que a su vez contribuyen a su desarrollo económico e inciden en la sociedad del momento.

El auge que Guijuelo había alcanzando a comienzos del presente siglo influyó para que se le concediese el Mercado Semanal y la Feria anual, así como el título de Villa de Guijuelo. El mercado semanal y la feria anual se convirtieron en el marco idóneo para realizar las transacciones comerciales de la comarca y dar salida a los productos agrícola-ganadero que en ella se producían; a la vez que se vendían los productos elaborados en la villa.

Otro dato importante para llegar a la consolidación de la industria chacinera fue la construcción del Matadero Municipal, que fue inaugurado en el año 1.935, en cuyo año registro un sacrificio de 30.000 cerdos. El matadero viene a modificar y hacer más rentable el sistema de matanza que anteriormente hemos diseñado.

Después de la guerra civil la industria de Guijuelo pasó, al igual que el resto del país, por una crisis de cierta consideración y de la que se supo recuperar. A partir de los año 60 Guijuelo y su industria chacinera alcanzan un desarrollo considerable, que llega hasta nuestros días y que convierte a nuestra villa en uno de los primeros puestos en el escalafón del mundo del cerdo ibérico a nivel nacional.